Advertisements

Cómo tratar la ansiedad de forma natural. Remedios y consejos



ansiedad

La ansiedad, en sus condiciones fisiológicas, es un fenómeno natural que representa un estado de alarma que se activa cuando una situación se percibe como señal de peligro.

Las reacciones emocionales y psicológicas que se dan cuando sentimos ansiedad en realidad nos sirven para protegernos de amenazas, para mantener un estado de alerta en caso de peligro o, simplemente, para activar los mecanismos útiles para mejorar el rendimiento (por ejemplo cuando tenemos un examen).

Cuando el ansia se activa sólo en una situación real de peligro o con un objetivo específico, sino que se da de forma injustificada o desproporcionada es cuando deja de ser algo fisiológico y cuando debe ser tratado.

Es decir, que la ansiedad pasa a ser patológica cuando la reacción de la persona está unida a situaciones normales y cotidianas que la persona detecta como un ataque o peligro. Y a veces la reacción frente a situaciones normales son tan exageradas que incluso impiden una calidad de vida buenos haciendo que la persona no pueda ni ejercer su labor en el trabajo de forma correcta o incluso haciendo que la persona no quiera ni salir de casa. Esto ocurre porque el miedo pasa a ser una reacción de ansia en el que tanto el cuerpo como la mente activan los mecanismos de defensa de tal modo que limitan la capacidad de gestionar situaciones normales de la vida. Para que se entienda, podemos imaginarnos delante de un toro, en ese momento se activaría este estado de ansiedad y alerta para protegernos ante una posible amenaza de salir malparados y heridos. Pues esto mismo se activa en momentos normales como comprar el pan, salir a la calle, preguntar a alguien por la hora…

A pesar de las diferentes formas que puede tomar la ansiedad, si nos referimos a la ansiedad somática podemos decir que se manifiesta por síntomas agudos como palpitaciones, sudoración, palidez, escalofríos, náuseas, diarrea, molestias gastrointestinales, taquicardia, dilatación pupilar

A nivel emotivo genera miedo, tensión, angustia, miedo y pánico.

La ansiedad es algo que viene del inferior y que resulta de conflictos internos complejos y arraigados. Aquellos que sufren de ansiedad suelen quedarse atascados en ciertos pensamientos y mecanismos repetitivos, pierden la claridad y ven cada momento o situación de una manera negativa. De hecho pueden llegar a desarrollar fobias vagas o específicas (claustrofobia, agorafobia, etc.).

Evitan los lugares y las situaciones a las que atribuyen su malestar y ponen en marcha un mecanismo patológico acentuando cada vez más los temores, los miedos y el aislamiento.

En el tratamiento de la ansiedad y de los ataques de pánico es posible el uso de remedios naturales y de homepoatía para hacerle frente. Estos tratamientos pueden sernos útiles para aliviar los síntomas de las manifestaciones más agudas e incluso para reducirlas con el paso del tiempo.

Los tratamientos de elección pueden variar de persona a persona. Lo mejor es dirigirse a un médico para que evalúe el caso en concreto y pueda darnos un tratamiento personificado. De todas formas, a modo informativo os dejo los remedios más usados, y más adelante os haré un artículo de los productos homeopáticos usados en casos de ansiedad para todas aquellas personas que me lo van pidiendo desde el e-mail  (monfarma90@gmail.com).

Passiflora

Esta planta se usa tanto para tratar problemas de ansiedad como angustia o insomnio. De la passiflora se usan las hojas y las flores y presentan un efecto rápidamente relajante y sedativo, ya que actúa sobre el sistema nervioso central.

Rescue Remedy

Este es el producto estrella del Dr. Bach que unió el poder de varias plantas para que la sinergia entre ellas ayudara a sobrellevar estos momentos de ansia. En esta mezcla encontramos Clematis, Impatiens, Rock Rose, Cherry Plum e Star of Bethelhem. Se debe usar como medicamento de emergencia, de ahí que se le haya dado el nombre de “Rescate” y se da en casos de ansiedad o ataques de pánico. Actúa sobre el estrés en dosis pequeñas y a mayores dosis contra ataques agudos de pánico.

Respiración yogica

Ya lo he comentado alguna vez y es que el saber respirar nos proporciona grandes beneficios a nuestro cuerpo. Parece algo absurdo pero en realidad no lo es. La respiración yógica permite que nuestro cuerpo y nuestra mente se relajen, además ayudan a normalizar la respiración y alejar las emociones negativas. Sobretodo en caso de estrés, ansiedad o pánico.

Ejerce un efecto sobre la zona del abdomen, del tórax y de la clavícula que es donde más se acumula la tensión del día a día.

Se puede practicar sentado y consiste en respirar profundamente concentrándose primero en la zona del abdomen, luego en el tórax y por último en la clavícula. Es aconsejable realizar al menos 5 respiraciones profundas para cada zona para poder tener una relajación relamente eficaz.

Aromaterapia

La aromaterapia y los aceites esenciales también pueden sernos de gran utilidad para aliviar la ansiedad y el pánico. Con pocas gotas de aceites esenciales podemos obtener un efecto relajante y calmante como el aceite esencial de geranio, lavanda o sándalo. Si usamos un aceite base como el aceite de almendras podemos realizar masajes sobre el cuerpo por la zona de la espalda y del cuello que aliviará la tensión.

Tila y camomila

Estas dos plantas tienen un efecto calmante que las destaca entre otras. Suelen usarse en forma de tisanas y es recomendable tomarlas antes de ir a dormir, para que las preocupaciones y la ansiedad no interfieran en nuestro sueño. Podemos poner una cucharadita de camomila y otra de tila en la misma taza.

Valeriana

La reina y la más conocida. La valeriana se aconseja tomarla en casos de ansiedad leve o de insomnio. Tanto en formato de cápsulas como extracto seco o tisanas. No se debe mezclar nunca con alcohol ni con antidepresivos o antihistamínicos.

También podéis leer Valeriana: propiedades, beneficios y contraindicaciones

Alimentación

Como casi siempre, los alimentos nos ayudan o nos empeoran y esta no iba a ser la excepción…El alcohol, el café y las bebidas ricas en cafeína o estimulantes deben evitarse en casos de ansiedad. Lo que tendríamos que tomar es agua, infusiones y zumos de fruta naturales. Además, la vitamina E, las del grupo B, el calcio o el magnesio pueden ayudarnos a mejorar la situación.

Pensamientos positivos

Muchas veces no somos conscientes de la fuerza que tiene nuestro cerebro y de que podemos entrenarlo igual que entrenamos el cuerpo. Si hacemos el ejercicio diario y constante de pasar nuestros pensamientos negativos en positivos veremos cómo mejora nuestra calidad de vida.

¿Un consejo? Crear frases positivas que podamos repetirnos a lo largo del día. Tanto en momentos que debamos afrontar según que situaciones como en cualquier momento del día. Por ejemplo, estoy plenamente capacitado para hacerlo.

Hipérico

Se usa en caso de ataques de pánico acompañado de depresión. Siempre que se requiera una acción sedativa o antidepresiva. Actúa sobre el sistema nervioso central y favorece el aumento de la secreción de melatonina, lo cual hace que podamos dormir mejor y regula el ritmo sueño/vigilia, que suele romperse en momentos de ansiedad.

Espino Blanco

El espino blanco destaca por ser un gran calmante, sobretodo a nivel de corazón. Por eso es apto tanto para ansiedad como cuando la persona presenta palpitaciones o se nota el corazón acelerado. El espino blanco actúa reduciendo la frecuencia cardíaca. Es de los más eficaces ante momentos de ansiedad, angustia y nerviosismo.

También puedes leer Espino blanco para la ansiedad y para la hipertensión (entre otras propiedades)

Advertisements
Anuncios
About saludybienestarblog (327 Articles)
Descubre una forma de Vida Saludable en armonía con la naturaleza. Medicinas alternativas, bienestar, salud, belleza, remedios naturales, paz interior...Todo lo que la naturaleza puede hacer por ti.
A %d blogueros les gusta esto: